Intolerancia al gluten no celíaca [Guía completa]

intolerancia al gluten no celíaca

Publicado el jueves 11 de abril de 2024 a las 11:51 por Equipo de Redacción



Guía sobre intolerancia al gluten no celíaca: cómo identificar los síntomas y entender las características de esta afección.

¿Te has preguntado alguna vez por qué, a pesar de no tener celiaquía, hay quienes sufren cuando consumen alimentos con gluten? Puede que se trate de intolerancia al gluten no celíaca.

En esta guía conocerás qué es, cuáles son sus síntomas y cómo tratar esta afección.

También sabrás diferenciar la intolerancia al gluten no celíaca de otras afeccione relacionadas con el gluten.

DALE ME GUSTA




Intolerancia al gluten no celíaca

intolerancia al gluten no celíaca

¿Qué es?

Aunque muchas personas no tienen celiaquía, experimentan malestar al consumir productos con gluten. Esta condición, conocida como intolerancia al gluten no celíaca, se asemeja a la celiaquía pero con algunas diferencias importantes.

La sensibilidad al gluten no celíaca es una afección que afecta a personas que no padecen alergia al trigo ni celiaquía después de realizar los análisis correspondientes. A pesar de su nombre, aún no se comprende completamente qué causa estas reacciones.



¿Qué es el gluten y por qué puede hacer mal?

El gluten puede hacer mal a las personas por diversos motivos, como la celiaquía, la sensibilidad al gluten no celíaca, la alergia al trigo, la dificultad para digerir el gluten o la sensibilidad a los FODMAPs.

Celiaquía

Enfermedad autoinmune crónica que afecta al intestino delgado de las personas genéticamente predispuestas al consumir gluten. Cuando una persona celíaca ingiere gluten, su sistema inmune ataca las vellosidades intestinales, dañándolas y dificultando la absorción de nutrientes.

LEER:  Celiaquía: qué es, síntomas y cómo se diagnostica

Alergia al trigo

La alergia al trigo es una reacción alérgica al trigo en sí, no solo al gluten. Los síntomas de la alergia al trigo pueden ser leves, como urticaria o picazón, o graves, como anafilaxia.

Dificultad para digerir el gluten

Algunas personas pueden tener dificultad para digerir el gluten debido a una deficiencia de la enzima digestiva amilasa. Esto puede causar síntomas como hinchazón, gases, diarrea o estreñimiento.

FODMAPs

El trigo y otros cereales con gluten también son ricos en FODMAPs, que son fermentos oligosacáridos, disacáridos, monosacáridos y polioles. Los FODMAPs pueden causar síntomas digestivos en personas sensibles a ellos, como hinchazón, gases, diarrea o dolor abdominal.

Síntomas de la intolerancia al gluten no celíaca

Algunas personas experimentan síntomas digestivos o extraintestinales al consumir gluten, sin tener celiaquía. Esta condición se conoce como sensibilidad al gluten no celíaca (SGNC). Los síntomas de la SGNC pueden ser similares a los de la celiaquía, pero suelen ser más leves y no hay daño intestinal.

Los síntomas de la intolerancia al gluten pueden variar, pero comúnmente incluyen malestares gastrointestinales como diarrea, dolor abdominal e hinchazón. Además, algunos pacientes experimentan síntomas extraintestinales como dolores musculares, fatiga y dificultad para concentrarse.



Diagnóstico y tratamiento de la intolerancia al gluten no celíaca

El diagnóstico de la intolerancia al gluten no celíaca se realiza descartando primero la alergia al trigo y la enfermedad celíaca. Aunque no existen biomarcadores específicos, se pueden realizar pruebas que involucren una dieta sin gluten para evaluar la mejoría de los síntomas.

LEER:  ¿Qué pueden comer los niños celíacos?

El tratamiento generalmente implica seguir una dieta estricta sin gluten. A diferencia de la celiaquía, la intolerancia al gluten no celíaca puede ser menos grave, y algunos pacientes pueden tolerar pequeñas cantidades de gluten después de un período de abstención.

Diferencias con otras afecciones relacionadas con el gluten

Es importante distinguir entre la sensibilidad al gluten no celíaca, la alergia al trigo y la enfermedad celíaca. Aunque comparten síntomas similares, como los intestinales y extraintestinales, hay diferencias marcadas en su manifestación y gravedad.

Por ejemplo, mientras que la celiaquía es una enfermedad autoinmune que requiere una dieta sin gluten de por vida, la intolerancia al gluten no celíaca puede permitir una reintroducción controlada de gluten después de un tiempo.

Diferenciar entre estas afecciones relacionadas con el gluten es esencial para garantizar el tratamiento adecuado y evitar posibles complicaciones. Aunque las personas con intolerancia al gluten no celíaca pueden experimentar malestar, no corren el riesgo de daño autoinmune como los pacientes con celiaquía.

Con esta comprensión clara, los pacientes y profesionales de la salud pueden abordar mejor las necesidades individuales y garantizar una gestión efectiva de estas condiciones relacionadas con el gluten.

Importante: este artículo tiene fines informativos y no reemplaza la consulta con profesionales de la salud. Si experimentas síntomas digestivos o extraintestinales después de consumir gluten, es importante consultar con un médico para obtener un diagnóstico preciso y recibir el tratamiento adecuado.






Scroll al inicio